27 dic. 2009

Aún sin luz

Fechas, fiestas, vestidos repetidos sin que nadie los vea, mis piernas de a ratos.
El raspón de mi brazo derecho que te pertenece. Querer que pienses en infinitivo y digas 'acariciar la espalda de la mujer que amo'. Querer que pienses en mi como 'la mujer que amo'. Ya no pienso en mis piernas.
Son tus ojos los que sostengo sin miedo, en todas mis facetas, siendo yo hasta el cansancio.
Dándote de comer en la boca, esa que cuando pienso que pueden besar otros labios, me desconozco.
A rayas, en diversos colores y sin que me guste que sea a cuadros, sos vos. Y siento que fuiste siempre, aunque no me hayas agarrado la mano y obligado a escribir en tu nombre.
Me dirimo entre una sorpresa enorme o el motivo de un 'era obvio'.
Ellos siempre duermen mientras yo intento entender, escribir para entender o escribir porque me duelen las manos de apretar esta verdad que aún no se cuela entre los dedos.

20 dic. 2009

Que sigan siendo mis piernas cuando salga de nuevo el sol

Y por un rato quise ser yo ese par de piernas en el que se resumen tus ojos.
El viento se llevó lo que quedaba de la noche.
Mientras abría la puerta pensaba en que una vez hablé con alguien, que no puedo recordar quién es, que hay días en que los pájaros deberían a empezar a cantar más tarde, que deberían esperar.
Cuando salga de nuevo el sol vamos a estar juntos, sin que importe mucho nada, ni los comentarios inapropiados de personas que tienen alterados los sentidos, ni mis intentos por evitar que me mires de reojo con desaprobación.

17 dic. 2009

La morsa está en mi cama

Está ahí, durmiendo como sin querer que lo despierte, robándome el pedazo de cama que me corresponde.
Hasta hace tres segundos mi respiración latía en sus costillas y su brazo sin vida abrazaba los ruidos de mi panza.
Después de besarme me dijo 'tanto tiempo', no entendí...
Llueve, o eso parece. Hace calor y me duele la cabeza.
Y yo acá, tecleando despacito mientras lo miro y me río en silencio preguntándome porqué sigo jugando a ser la instructora de Mundo Marino.

30 nov. 2009

Reflexiones sobre un no-amor no tan pasado

Y si tocás la puerta ya no es pefecto. Me pongo seria para que el portero no comente. El frío como una piña en mi punto débil, el que acariciarás más tarde, cuando pasen esos intervalos de pudor que sabemos y me gusta, que igual existan. Y cada vez es una isla. Caemos al agua para empezar de nuevo. Nadamos solos y después compartimos, confundimos y mezclamos tanto hasta explotar y saturarnos de colores. Y el final está más cerca, pero no sé si viajamos igual, y parás y me gritás y no llegamos a lo mismo y te odio tanto, hasta herirte cada vez con más odio, para que después, con nada, te quiera en mi cama. Pido perdón y me entierro en la arena. Me decís que estoy loca y no paro de reír, porque aún cuando sé que lo estás odiando, disfruto de saber que con dos palabras cuidadosamente elegidas te tengo preocupado, idolatrando lo que consciente te refriego en los ojos. Es simple, todo eso pasa porque no nos queremos, sino todo sería... no sé si aburrido, pero no tan así que me muero...

27 nov. 2009

Lo que tú sientes se llama ob(sesión)

Hoy me llamó, la reconocí enseguida, pero más que su voz, reconocí su súplica.
No estaba bien, no paraba de llorar.
Comenzar terapia, en principio había sido una decisión acertada. Pero me preocupé cuando me di cuenta de que medía el tiempo en sesiones y su psicólogo era el dueño de la verdad absoluta. Había transferido su dependencia de él (su ex), al terapeuta. Acaso éste último se daría cuenta de lo que estaba pasando?. Sí, seguro, cinco o seis años en la universidad eran más que suficientes para detectar ésto, que yo, en cinco minutos de charla, percibí.
Ya no hablábamos de vestidos, sino de qué era para Freud el inconsciente. Ya no me contaba qué películas había visto, sino que me explicaba por qué su gurú no seguía la escuela del Conductismo ni adoptaba la terapia Sistémica. Parecía que había invertido los últimos meses en tragarse un manual de Introducción a la Psicología.
Me aburrió y le dije que tenía que irme, que tenía cosas que hacer y que además la obsesión que estaba estrenando me asustaba un poco, que por favor piense en eso.
Y se enojó. Y me cortó. No sin antes decirme que yo estaba proyectando mis defectos, miedos y frustraciones en ella.

26 nov. 2009

Cuando dejó de llover

Dejó de llover en el preciso instante en el que me dije que tenía que olvidarlo para siempre, que tenía que dejar de abrigarlo y desabrigarlo de acuerdo a lo que diga el noticiero. Tenía que dejar de contarle cosas que ni cuando éramos nuestros le contaba.
Me di cuenta de que estaba loca cuando se amontonaban en mi cuaderno, respuestas que no iba a necesitar.
Y sólo a fuerza del tiempo y uno que otro pensamiento lúcido, pude ver más allá de su exagerada existencia. La soledad se llenaba con su ausencia y eso no tenía sentido. Era un vacío que se llenaba con otro vacío. Un hueco adentro de otro.
El odio fue mi aliado más fiel, el que hasta hoy no me traicionó.
La tristeza, una cobarde inoportuna, que vivió escondida y apareció en el peor momento.
Hoy mi cabeza es un catálogo de insultos bien pensados y preparados para dispararse cuando llegue el momento.
No soporto no entender en qué momento la gente se vuelve descartable.
No creo en el final repentino del amor.
La verdad no siempre duele aunque los 'sincericidistas' opinen lo contrario, pero no conozco una sola mentira, que no duela.Justificar a ambos lados

Todos los créditos de mi renovado blog son para ella.
Gracias Flor! :)

30 sept. 2009

Por primera vez hablo sólo de vos

Se me hizo tarde otra vez, pensando en decirte lo cotidiano, no en rima pero sí de una manera amena, 'bonita'.
Qué es lo que hoy importa? Los meses que espero? Lo que viene es taaan mágico?
Me tranquiliza saber que no espero 'algo' que viene a llenar un vacío, porque mi alma, corazón, cabeza o donde sea que se guarden los sentimientos, está repleto.
Él dijo 'pasión', encontró fuerte la palabra. Yo, la verdad, creo que le encontraré sentido con vos conmigo.
Ella habla de niveles y vos odias eso. Una vez dijiste 'escalafones' y lo encontré gracioso, porque usabas esa palabra, poniéndole énfasis, en la misma oración en la que decías que quererme y amarme era lo mismo.
Planeé respuestas a ese planteo y en ese momento no las dije. Ahora ya no las necesito...

11 sept. 2009

Retornando

Y cuando el teléfono sonó supe quién era, ni dudé. También supe que era el último mensaje. Comenzaron a dolerme las manos, llenas de nada como hace meses.
Somos juntos todo lo que necesito.
Voy, vuelvo, borro, corrijo y el papel me mira indeciso. Hoy no es de esos días en los que mis dedos gritan y una idea empuja a la otra, ansiosa por verse escrita. Hoy me duele el cuerpo y el alma, sin motivo aparente, y aún así, no consigo escribir. Vienen a mi cabeza frases sin sentido que no ameritan ser plasmadas.
Él canta mal y sin embargo lo escucho. Pienso que no es ni siquiera el personaje que todos odian pero entienden, de un libro no muy leído.
Tengo que distorsionar tanto las cosas para no ser descubierta, que después ni yo entiendo.
Siempre me pasa que cuando voy escribiendo, sale una frase, que ni bien la escribo, sé que es la última. Sin embargo, pasaron ya varias canciones y sigo sin poder concluir ésto.
Me dejan hoy terminar así?

15 ago. 2009

Responsable

Planeo engañarte mañana. La otra vez tuvo consecuencias, porque terminé reclamándote falta de atención y de palabras, e inconcientemente te hice responsable de mi error.
Pasaron los días, y la culpa nunca existió, es porque no te toco?, porque nunca pude decirte todo mirándote a los ojos?. No es falta de amor, no quiero que sea. Me inspirás y no entendes. Igual, no te preocupes, él tampoco sabe nada, pero por lo menos puede mentirme y sabe que lo sé. Sé que vos también podrías hacerlo, y sabés que no lo sabría. Ésto en qué me convierte? En qué nos convierte en caso se ser ciertas mis sospechas?.
Podría besar mil labios, y no por ser una diva, sino porque todo se volvió demasiado fácil y yo estoy desacostumbrada a que eso sea así.
Dame tiempo, seguí dándome motivos y pará de darme consejos. Amame, simplificame las cosas, hagamos ésto real, así puedo dejar de creer que necesito engañarte mañana.



(Aclaración: No todo lo que escribo es actual o basado en hechos reales)

8 ago. 2009

Midiendo

Controlar el tiempo y ser conciente de la cantidad de cosas que puedo decir. Sentir que eligiendo las palabras correctas puedo, por lo menos, hacer que tus estructuras tiemblen. Puedo no ser clara, evitar la extrema sinceridad por identificarla con la crueldad. No es más que hacer la elección correcta. Más allá de tanto análisis y después de haber optado por 'lo mejor' y de sentirme orgullosa de decir diplomáticamente lo que quería, te callás, me das la razón y prometés cambios. Ahora me callo yo, me siento tranquila.
Pasan los días, las promesas quedaron en el teléfono. Oí, vi y sentí pequeños cambios, casi efímeros. Basándome en ellos me obligo a conformarme. Me digo que es tu forma de querer, me convenzo de aceptar, me convierto en mi peor enemiga. Me planteo si es abundancia de demanda o escasez de oferta, y no me sirve para nada más que poder escribir, muy de vez en cuando, cosas un poco lindas.

3 ago. 2009

Una duda necesaria

Encandilada por la estufa, puedo decir que hoy, te hicieron para mi. Hasta las arrugas de tu pantalón estaban perfectas. Y quiero que me llamen a deshora. Quiero criticarte y lastimarte como nos gusta, y tenerte en mi cuerpo más tarde. Y que tu 'buen día' me arranque mil sonrisas y sienta que te amo como en las películas, con una canción linda estirarme en la cama. Con él, encontrar la oscuridad de la noche con los ojos cansados. Tocarlo a él, y pedirte a vos, al que amo, que seas vos, él... Entender tu amor, que lejos de ser lo 'aconsejable', lo quiero. Sentir que puedo y demostrártelo orgullosa, sin estar segura de que lo notes. Lejos, mucho, más, hermoso, perfecto para mi. Acá, detestable, lindo, te deseo. Vengan a mi cama, que no me decido si quiero un beso real o uno pretendido. Hay lugar para los tres, conmigo al medio no pueden verse, no hace falta, se complementan. Lo no tangible, lejos, tierno, llenando mi corazón, y al lado, lo imperfecto pero necesario, lo que mis deseos deciden.

18 jun. 2009

Mirá vos, justo ayer hizo un año de mi último post.

Hay veces que no podemos llorar, hay veces que no podemos evitar llorar, hay veces que necesitamos llorar, hay veces que queremos que alguien nos vea llorar, y es detrás de esta útima opción, donde se esconden tal vez las miserias más grandes, las que se generan por un amor no correspondido, y ridículamente prefiero conformarme con que tu atención sea solo mía por un rato. Y hablo en primera persona, hablo de mi porque necesito hacerme cargo de todo el amor que te pido. Y ya no hablo de alguien, hablo de vos, que tenés un nombre, que con solo verlo escrito siento cosas. Por primera vez no es suficiente decir, siento que mis palabras caen al vacío. Sé qué digo, sé que digo todo lo que quiero decir, pero este vez sos vos el que no escucha, y aunque diga las cosas de una manera inteligente y original, las tres palabras anteriores encerradas entre comillas, no puedo imaginar que te generan. Me preguntás por vos, me preguntás qué siento, y cuando te escucho, sé que lo mejor es hacer que las distancias sean enormes, pero por alguna extraña razón, cuando consigo alejarte, no tanto como debería, te quiero al lado mío otra vez. Y juro que no es amor, no me estoy mintiendo, y no escondo detrás de tanta seguridad el miedo a enamorarme o de reconocerme enamorada de un imbécil.
No sé porqué te quiero, y preguntarme qué siento una y mil veces más, es lo mismo, no se para qué, porque no voy a poder, no voy a saber qué contestar. Me alivia el hecho de poder decirte siempre, que 'esas' son frases de canciones de gente que no conocés, otra ventaja de que nuestros gustos no sean del todo compartidos, ves?
Dos de las personas que más tiempo me ocupan, están irónicamente en el mismo lugar, siempre lejos, siempre sin mi.
Vuelve de nuevo esa sensación de abandono, y los términos psicológicos no me convencen, simplemente porque me duele, y ponerle nombre no ayuda. Qué tanto podemos cambiar algo pensándolo? Cuántas cosas quedan por descubrir? Y ahora no puedo decir q no me entiendas y me quieras, si sólo en sueños puedo oirte decírmelo.
Empecé escribiendo ésto con las intenciones de siempre, con las palabras con las que defino 'lo que escribo', decir lo que siento de manera que resulte lo menos obvio posible... Y leer ésto y mirarte al espejo, en mi espejo, que sé que te gusta, es prácticamente lo mismo.
Mentí q compré regalos, mentí, te mentí, me mentí, m mentís y seguimos con este juego, que no es perverso, que no es inocente, que no es nada y a la vez tanto. Y mientras pasan las horas y sobre todo las palabras, vos, ajeno, pensando en cosas que por suerte yo no tengo que pensar y en las cosas que DEBERÍA, así con mayúscula, pensar, hoy son detalles, y a pesar de sentir que doy vueltas en la dirección equivocada y que en cuanto el último hilo se suelte voy a caer en en el lugar menos pensado, no puedo dejar de ser, pensar, hacer y sentir todo lo que ahora, analizando, llego a la conclusión, que no es más q una lista interminable de sinsentidos.
No tiene sentido quererte, no puedo decir como esa vez, que te quiero porque no tiene sentido no hacerlo. Motivos me sobran, siempre me sobran, pero por qué no paro! Por qué me sigo colgando el cartel! Y pido que me quieras, vos, o él, o recuperar a quien perdí, porque necesito sentirme especial para alguien, como hace tiempo no siento, de esa manera, de esa cuando las sonrisas duran más de dos meses, y que en tres semanas no se enconden meses de dolor, y ahora, en pocos meses se esconden intenciones, que no es que no nos animemos a decírnoslas, simplemente no hay.
Ya sé que el aumento de la frecuencia con la que escribo no es directamente proporcional al amor que siento, no sé cuál es la variable que hoy condiciona mis manos. Podría escribir toda la noche, diciendo cosas que sé, que verlas escritas no me generará nada...