16 oct. 2015

Tres sin dos.


Se me desordenaron las palabras, se me desarman los discursos y aún así sé lo que siento, pero mis manos me traicionan. Un pedazo de mi cuerpo se quedó en tu casa. Moños y palo santo, sándalo y vino. Dúos de clowns, como nosotros.

9 oct. 2015

Lo que no.

No sé escribir en prosa, no sé de rimas. Sólo escribo porque sino me extingo. 
No me sobra el tiempo pero sí la voluntad. Voy entendiendo algunos misterios, o tal vez atiborrando las dudas con descubrimientos.
Necesito nuevas fragancias que no sean las que dejaba en tu cama, necesito otros sentidos que no me detengan mas.
Ojala sientan por mi lo que sentí cuando apareciste, ojala pronto se desaten los nudos.

8 oct. 2015

Yo recuerdo.

Yo recuerdo. La lluvia me empapa el alma, el sol me incendia la piel. Y tus manos, no puedo con tus manos, no puedo sin tus manos. No quiero recordar los momentos en los que vi tus ojos enormes, me gustan tus ojos chiquitos.
El cuerpo tiene memoria, el cuerpo soporta las palabras. Una tarde a lo lejos me dijiste que te recordé que tenías cuerpo y no necesité más. Yo necesito el mío, le grito al mundo que no olvide su cuerpo y yo no puedo descubrir detrás de qué palabras quedó el mío escondido. Ya no sé de qué están hechas las horas. Recuerdo los días que te pienso y los que no. Y recuerdo cuando no te recuerdo. La última lluvia me dejó la angustia enmohecida. Tal vez la primavera me reconcilie con el mundo y haga que días como hoy sean sólo el octavo día del mes y no el aniversario de lo inexistente.