16 oct. 2015

Tres sin dos.


Se me desordenaron las palabras, se me desarman los discursos y aún así sé lo que siento, pero mis manos me traicionan. Un pedazo de mi cuerpo se quedó en tu casa. Moños y palo santo, sándalo y vino. Dúos de clowns, como nosotros.

0 metieron la cuchara: