4 may. 2012

So much mine.

Una pregunta bastó para que todas las respuestas vinieran solas, para que sepas saturar mis sentidos en el momento exacto. Te habilitó a ser aunque no sepas, quien ocupa mis ideas al menos una vez al día.
Lo que siento es indefinible y me hace feliz que así sea.
Siempre el miedo a enfrentarme con la realidad, me obliga a hablarte preciso pero a lo lejos. Pero para qué quiero la realidad si con lo que me provoco al sentirte me alcanza. Para qué nombrarte si en el instante en el que sepan tu nombre dejarás de ser sólo mío.

0 metieron la cuchara: